Desde la aparición de los primeros refrescos que idearon los hermanos Mario y Octavio Juan Goméz en un garaje de Ciudad Jardín (Las Palmas), ninguna bebida ha podido destronar de las islas al Clipper de fresa. Esta marca canaria de bebidas se ha convertido en sinónimo del archipiélago y, desde la Escalera de Fumío, estamos muy orgullosos de que hayan confiado en nosotros, una vez más, para su campaña anual de comunicación.

Para la creación y ejecución de la campaña hemos recogido todo el sentimiento que transmite el propio eslogan actual de Clipper: Echate un Clipper, con el objetivo de mantener un espíritu joven en todas las líneas de comunicación de la marca. Mientras, la lovemark canaria continúa creciendo con sus cuatro sabores principales: el indiscutible, el refresco de fresa (ahora también en versión zero), así como los otros tres grandes sabores de Clipper: naranja, limón y manzana.

Clipper nos ha escogido por la experiencia de La Escalera de Fumío con marcas canarias como Tropical, Dorada, Arehucas, Eidetesa, etc. Nuestra trayectoria profesional y de equipo nos permite generar campañas que trascienden los mensajes tradicionales que solemos encontrar en los mercados locales, y también crear conceptos que conectan con públicos tan exigentes como los jóvenes y adolescentes.

El diseño de la campaña por parte de la Escalera de Fumío —un camino que empezamos a recorrer junto a Clipper en 2018— se ha basado en todo el contenido analizado durante la auditoría de marca inicial. Esto nos ha permitido diseñar nuevos pilares de comunicación, reforzar el propósito de la lovemark canaria y dar visibilidad a sus nuevos Brand assets. Gracias a esta auditoría inicial también hemos podido establecer una engagement platform (o plataforma de compromiso) con el objetivo de optimizar ese viaje que empieza tras cada compra de Clipper y que ha acompañado a canarios y canarias de todas las edades desde 1956.

 

Comment