EL ARROZ QUE NUNCA CAMBIA

 

OBJETIVO.

Rocio es el arroz de Canarias, el de toda la vida y lo sigue siendo. Sin embargo, ha habido cosas de toda la vida que han cambiado. Otras han desaparecido. Nuevas marcas, nuevas costumbres, nuevas formas de consumo, nuevos hábitos…

Y aunque el mundo evoluciona, hay ciertas tradiciones que hoy y siempre serán iguales, porque son esencia de la cultura canaria. Y en conjunto, forman parte de la forma de ser y hacer de la sociedad isleña. Rocio como parte de esta forma de vivir, quería hacer una llamada al consumidor reivindicando la idiosincrasia de las islas.

 

 

ASÍ LO CONSEGUIMOS.

En una primera fase lanzamos en internet y TV el concepto creativo a través de una pieza audiovisual emotiva, con la que pretendíamos conectar con el público objetivo y sensibilizarlos con el concepto de herencia cultural y con la idea de que hay cosas que no deberían cambiar, aunque el mundo siga evolucionando, porque son la esencia de nuestra cultura y nos definen como sociedad canaria.

 

 

 

En una segunda fase amplificamos el concepto creativo con una campaña en medios convencionales de una forma más moderna y bidireccional a través de 4 spots de TV y acciones en calle.